≡ Menú
Ciclo anual

Toda la creación, incluidos todos sus niveles, se mueve constantemente en diferentes ciclos y ritmos. Este aspecto fundamental de la naturaleza se remonta a la ley hermética del ritmo y la vibración, que afecta continuamente a todo y nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Por esta razón, cada persona, sea consciente de ello o no, se mueve en una amplia variedad de ciclos. Por ejemplo, hay una gran interacción con las estrellas y los tránsitos (Movimientos planetarios), que tienen un efecto directo sobre nosotros y, dependiendo de nuestra orientación interior y receptividad (Tipo de energía), influyen significativamente en nuestras vidas.

Todo siempre se mueve en ciclos.

Todo siempre se mueve en ciclos.

Por ejemplo, no sólo el ciclo menstrual de la mujer está conectado con el ciclo lunar, sino que las personas mismas están directamente conectadas con la luna y, en consecuencia, experimentan nuevos impulsos, estados de ánimo y efectos, dependiendo de la fase de la luna y del signo del zodíaco. Esta circunstancia es extremadamente natural para nuestra propia prosperidad interior y puede incluso resultar inspiradora si vivimos directamente según los ciclos de la naturaleza. Uno de los ciclos grandes y muy importantes, cuyo control se perdió por completo en el último siglo y, en esencia, hace mucho tiempo que se distorsionó por completo en detrimento de nuestro ritmo natural, pero que es de suma importancia para nosotros, es el ciclo anual.Toda la naturaleza pasa por este Hay diferentes fases a lo largo del año en las que la fauna y la flora adquieren nuevas formas y estados. En la primera mitad del ciclo, la naturaleza ante todo florece, se desarrolla, se expande, se vuelve más ligera, más cálida, fructífera y está completamente orientada hacia el crecimiento o nuevos comienzos, la abundancia y la activación. En la segunda mitad del año, la naturaleza vuelve a retirarse. Todo se vuelve más oscuro, más frío, más silencioso, más rígido y dirigido hacia adentro. Es la fase en la que la naturaleza vuelve al secreto. La situación es similar con nosotros, los humanos, al menos hasta cierto punto. Mientras que en primavera y verano sentimos la necesidad de salir al mundo y queremos manifestar nuevas circunstancias con entusiasmo y empuje, en otoño e invierno nos concentramos en la calma y queremos disfrutar de estados meditativos, a veces incluso de forma completamente automática. En última instancia, este enfoque es, con diferencia, lo más natural que podemos hacer, es decir, en otoño e invierno descansamos, nos recargamos de energía vital durante el descanso y en primavera/verano nos entregamos a una expansión y un espíritu de optimismo (descargamos y utilizamos esta energía, aunque, por supuesto, hay que decir que también nos recargamos en las estaciones soleadas. Entonces creo que sabes a dónde voy con este pasaje.).

La torsión del ciclo anual

La torsión del ciclo anualSin embargo, esta circunstancia no siempre se cumple, sino todo lo contrario. En este contexto, la humanidad vive según un ciclo anual completamente diseñado en contra de nuestro reloj interno. Por supuesto, esto no es sorprendente, el mundo ilusorio que nos rodea fue construido de tal manera que todas las circunstancias, mecanismos y estructuras están destinados a sacarnos de nuestro biorritmo natural, es decir, todo fue creado específicamente para mantener el espíritu humano en desequilibrio. (Por un lado).en enfermedad), por otro lado, en una falta de conexión con nuestra verdadera naturaleza. Si vivimos completamente en armonía con los ritmos naturales y estamos en armonía con la naturaleza, las estrellas y los tránsitos, entonces esto promueve enormemente el desarrollo de nuestro yo divino más elevado. Sin embargo, el ciclo anual fue interpretado en contra de nuestra verdadera naturaleza. Dos aspectos importantes subrayan enormemente este hecho. El punto más importante es que el verdadero año no comienza en pleno invierno, sino en primavera, cuando el ciclo solar comienza nuevamente con el equinoccio de primavera el 21 de marzo y el sol sale del signo zodiacal Piscis (el último personaje – fin) cambios en el signo zodiacal Aries (el primer personaje – comienzo). En este día todo se orienta hacia un nuevo comienzo, así como el equinoccio de primavera le da a la naturaleza un impulso activador que permite que todo se oriente hacia el crecimiento y la prosperidad. No en vano este día se considera el inicio astronómico del año. Sin embargo, dentro de nuestro ciclo anual, celebramos el Año Nuevo en pleno invierno y eso va completamente en contra de nuestra naturaleza interior. Diciembre, enero y febrero representan paz interior, retraimiento, relajación, conocimiento y no conllevan ninguna cualidad de nuevos comienzos o nuevos comienzos. La celebrada transición del 31 de diciembre al 01 de enero significa, por tanto, puro estrés y desequilibrio para nuestra propia energía y biorritmo. Celebramos la transición hacia lo nuevo, emprendemos la implementación de nuevos proyectos y, en general, el sistema y la sociedad nos orientan hacia ese estado. Pero como desde un punto de vista puramente energético estamos en pleno invierno, actuamos completamente en contra del ciclo natural y por tanto en contra de nuestra naturaleza interior. Es una distorsión mágica negra a la que estamos sometidos una y otra vez año tras año.

Las cuatro fiestas del sol y la luna.

Ciclo anualEl verdadero comienzo del año siempre tiene lugar el día del equinoccio de primavera de marzo, cuando el sol cambia del último signo zodiacal, Piscis, al primer signo zodiacal, Aries, y se inicia plenamente la primavera. El curso posterior del año verdadero va acompañado de los festivales especiales de las cuatro lunas y los cuatro soles. Estos cuatro festivales representan puntos energéticos importantes del año que inician una nueva fase en el ciclo natural o marcan el clímax de una fase. Las fiestas del sol inician y activan las nuevas fases (Sol = energía masculina – activación) y los festivales lunares marcan los momentos más destacados de la fase correspondiente (Luna = energía femenina – pasividad). Con el primer festival del sol Ostara (Equinoccio de primavera) el nuevo año ha llegado. El próximo festival del sol se llama Litha (Solsticio de verano), nos llega en la tercera semana de junio y da la bienvenida por completo al verano. La tercera fiesta del sol se llama Mabon (Equinoccio de otoño) y marca la transición completa al otoño. La última fiesta del sol se llama Yule (solsticio de invierno), de ahí también Yulefest (El verdadero trasfondo de la Navidad.) y marca el comienzo del invierno. Estos cuatro festivales solares guían el ciclo anual y dictan la energía y las activaciones dentro del ciclo natural. En contraste directo con esto, como ya se mencionó, tenemos los cuatro festivales lunares anuales, que en el sentido original incluso tienen lugar en la respectiva luna nueva o llena (que no está implementado en el calendario de 12 meses). Comenzando con Beltane, el festival que representa el clímax de la primavera y que ahora se celebra con la transición al Primero de Mayo, pero originalmente tiene lugar en la quinta luna llena del año (la quinta luna llena desde el actual inicio sistémico del año). A finales de julio le sigue el festival lunar de Lammas, que coincide esencialmente con la octava luna llena del año y marca el punto culminante del verano. El pico del otoño se produce a finales de octubre o, idealmente, en la undécima luna nueva del año con Samhain (conocido como Halloween) iniciado. Por último, pero no menos importante, el Festival de la Luna de Imbolc, que se celebra a principios de febrero o en la segunda luna llena del año, marca el punto culminante del invierno. Esencialmente, estos cuatro festivales del sol y la luna representan los puntos o señales dentro del verdadero ciclo anual y debemos vivir según estos festivales poderosos y originales.

El ciclo anual de 13 meses.

El ciclo anual de 13 meses.Otro giro importante viene con el ciclo de 12 meses. Hace cientos de años, el calendario que conocemos hoy fue creado por el Papa Gregorio XIII. Introducido a finales del siglo XVI y desde entonces ha sido el estándar indiscutible del ciclo anual. El ciclo de 16 meses, mucho más sensato y natural, fue rechazado porque la iglesia considera que el número 13 es santo y el 12 no es santo. Como sabemos que todo está tergiversado para controlar y reprimir la mente colectiva, también sabemos que el 13 no es un número de mala suerte y que el calendario de 13 meses se introdujo porque, como dije, es nuestro biorritmo natural y por lo tanto nuestra conexión divina. desordena. En última instancia, este es siempre el enfoque cuando se implementan circunstancias tan grandes para la humanidad. Nunca se trata de curación, divinidad, libertad o corrección, sino siempre de la esclavitud y subyugación de la conciencia divina que podría manifestarse en el hombre. Al fin y al cabo, este es el núcleo de todo y una de las principales razones por las que el mundo/sistema está tan desequilibrado como lo está hoy. Sin embargo, la humanidad debería vivir según un calendario de 12 meses, tal como lo hacían nuestros antepasados ​​o, más precisamente, las culturas avanzadas anteriores. Los mayas, por ejemplo, vivían según un calendario anual (Tzolkin), que duró 260 días. 13 meses divididos en 20 días cada uno. El calendario celta también se basaba en un año de 13 meses. En este año celta de 13 meses, cada mes constaba de exactamente 28 días. Esto resultó automáticamente en muchas ventajas naturales. Por ejemplo, los días de la semana son exactamente iguales todos los años. En este calendario todos los meses están estructurados de la misma manera de un año a otro, por un lado en términos de días de la semana y por otro en términos de duración. Esto nos permitiría anclarnos en el ciclo anual de forma mucho más directa y con mucha más facilidad. Bueno, incluso si vivimos dentro del actual año calendario distorsionado, en el que el comienzo del Año Nuevo tiene lugar en pleno invierno o en un momento de absoluta calma, nosotros mismos deberíamos empezar a alinearnos más estrechamente con el verdadero y natural ciclo anual. Y en algún momento llegará nuevamente el momento en que una conciencia colectiva divina y orientada a la verdad establecerá el ciclo anual natural, incluida la celebración de los festivales del sol y la luna antes mencionados. La verdadera naturaleza sólo puede mantenerse oculta temporalmente, pero en algún momento emergerá completamente nuevamente e iniciará un punto de inflexión. Teniendo esto en cuenta, mantente saludable, feliz y vive una vida en armonía. 🙂

Deja un comentario

    • Hans-Heinrich 8. Abril 2024, 18: 46

      Überraschung. Danke.
      Was mir schon lange nicht mit der Zeitenfolge welche die Menschen gemacht haben in Frage stellte. endlich gelesen
      D A N K E.
      Hans-Heinrich

      Responder
    Hans-Heinrich 8. Abril 2024, 18: 46

    Überraschung. Danke.
    Was mir schon lange nicht mit der Zeitenfolge welche die Menschen gemacht haben in Frage stellte. endlich gelesen
    D A N K E.
    Hans-Heinrich

    Responder